Exposición Actual
Del 17-11-2011 al 22-12-2011
"Festival 2011, BAC".
Barcelona Arte Contemporaneo.
EULALIA ROSAS - FRANCESSCO CALAZZA - JUANJO FERNANDEZ - LUNA TRISTA- MISS ALESSIA LAUDONI - ONOFRE BACHILLER - RICARDO RAMOS
ARTE DE GUERRILLA

Cuando el arte es entendido como una especie de economía que obedece a las reglas del posfordismo siendo un espectáculo consumista y mediático, su discurso se convierte simplemente en publicidad. Como el tiburón y las vacas en formol, el arte no es más que un producto. Afortunadamente, aún existen formas de resistencia que generan conciencia y que tienen como única razón de existencia la acción social, punto de unión colectiva frente a la influencia del mercado y la obediencia a la cultura del “establishment”. Algunos teóricos y críticos del arte como Danto, reflexionaron a inicios de los años 80, sobre el fin del arte y el nacimiento de nuevas concepciones artísticas con infinidad de caminos y nuevos discursos para su producción. Danto afirma que el arte contemporáneo ha conseguido, y este es uno de sus mayores logros, la libertad del artista para transmitir ideas y hacer crítica política y social.En esta misma línea se encuentra el arte de guerrilla yendo más allá de la pura forma artística, pues la trasciende conteniendo siempre un mensaje social y activo con la voluntad de despertar la conciencia crítica del espectador frente a las contradicciones y los conflictos creados por el sistema. Así, consigue establecer una simbiosis entre la parte lúdica del arte y la reflexión. Todo y su carácter subversivo y revolucionario utiliza sin embargo, las tácticas más irónicas y sutiles aunque su mensaje no está ausente de cierta radicalidad.Por otro lado, cabe destacar el papel que siempre han tenido las mujeres en la concienciación social. Un ejemplo son las Guerrilla Girls, grupo artístico nacido en Nueva York en el año 1984, pioneras del arte de guerrilla y del activismo feminista. Desde sus inicios denunciaron las discriminaciones en el mundo del arte por razones de género y de raza incidiendo en un concepto global de crítica cultural. Después, extendieron sus críticas al mundo del cine, especialmente al estereotipo holywoodiense, a la cultura popular y a los clichés de género. Transmitían su ironía y humor apareciendo frente al público con máscaras de gorila para mantener su anonimato. Actualmente, las Guerrilla Girls, imitadas en otros países, se han disuelto abriendo paso a nuevos grupos de seguidoras que denuncian la discriminación de la mujer en las artes escénicas y visuales.

Uno de los ámbitos más atacados por el arte de guerrilla es el de la publicidad, que utiliza el bombardeo continuo con imágenes y mensajes intentando crear deseos y necesidades, como ya advertía el filósofo Guy Debord en “la sociedad del espectáculo”, un mundo donde todo es apariencia. O como afirma Hal Foster, perteneciente a otra generación de críticos potentes, en su visión de la antiestética, la sociedad vive sometida a la influencia del diseño “todo imagen, nada de interioridad”. Como respuesta al márqueting tradicional, el arte de guerrilla hace buen uso del “street art” con mucha crítica social e irreverencia. El espacio urbano ha sido siempre el más aprovechado por los artistas de guerrilla. En la calle plasman la insatisfacción social y el arte se vuelve un revulsivo. Es la máxima expresión de la creatividad surgida de las entrañas, la reacción popular ante aquello que ahoga a la sociedad. Uno de los máximos exponentes en este campo es Banksy, artista muy reivindicativo creador de grafitis de sátira política, cultural y moral.

En fotografía, el arte de guerrilla ha encontrado un gran filón. Con la aparición de las cámaras digitales, con un coste mínimo, se facilita el medio para ser creativo. El hecho de poder borrar y originar imágenes infinitamente y la inmediatez para difundirlas a través de diversas redes sociales que van en aumento, ha permitido que los ciudadanos pasen de ser sujetos pasivos a ser elementos activos, favoreciendo la crítica, interviniendo y creando nuevos discursos utilizando la imagen como forma de denuncia. Un ejemplo de este carácter reivindicativo popular y espontáneo, han sido ciertos colectivos como Yo Mango o The Yes Men, que utilizando los pasadizos de algunas facultades para darse a conocer, se han convertido en uno de los referentes en cuanto a sabotaje cultural. No dudan en atacar directamente las grandes corporaciones multinacionales llegando a ser ”despertadores” de conciencias e impulsores de protestas sociales que tienen como objetivo común la lucha contra la precariedad y las injusticias sociales y económicas.

En definitiva, el arte de guerrilla es más que arte y ha sido capaz de establecer un nuevo canon, un nuevo lenguaje donde el arte deja de ser un misterio para entrar en la cotidianidad, en la vida activa erigiéndose como movimiento social alternativo a las formas tradicionales, una contracultura que tiene la capacidad de crear estrategias para convulsionar y poner en entredicho aspectos de la sociedad actual. Como dice un proverbio americano, “la respuesta más rápida es la acción”.


Eulalia Rosas - Actualidad de la mujer islámica

Eulalia Rosas retrata el dilema de la mujer islámica, obediente y respetuosa, con una vida de tradición centenaria, y su duda ante la modernidad. Con sus fotografías describe como se relacionan las luces y las sombras de las culturas de oriente y occidente.
 
Francessco Calazza - Bio-Surrealism

El proyecto nace desde la necesidad de pintar a través de los colores de la naturaleza y contextos irreal el sujeto vida.
Las imágenes expresan el ligado entre el hombre y su tierra, la fuerte inversión de escala entre protagonistas y ambiente confiere al todo una dimensión onírica que nos lleva a mundos fantásticos somos todos hijos de una maravillosa y fuerte madre tierra y estas imágenes nos exhortan con naturalidad en considerar sus frutos como nuestras raíces.
Las imágenes si se observan con la necesaria lentitud espiritual que el acto del ver una imagen normalmente requiere, demuestran el acierto del pensamiento de Cartier Bresson cuando afirmaba: “una fotografía es el resultado de la línea que une corazón, mente y ojo”.
Dejémonos pues llevar por todos los sentidos para descubrir que sin falta existe una parte de nosotros dentro de esta alegoría vegetal que ese cuento nos brinda.
 
Juanjo Fernández - No hay presente, no hay futuro…

Luna Trista - Mujeres“Mujeres”

Aparentemente desarmadas buscan mostrarse delante del objetivo, donde la mirada directa casi en modo de reto, desafía los prejuicios sociales. Mujeres que metiendo a juego el propio ser al descubierto, se abandonan mostrando su identidad. con una fuerza y una capacidad de sorprenderte casi  poco inusual en una época en la que manifestarse viene vetado.

Miss Alessia Laudoni -Paint it blue

Creo que en el mundo del arte de hoy en día hay poca cohesión. Si observamos las décadas anteriores, encontramos que la inquietud por ser diferente marcó a muchos artistas, lo que hizo que, dentro de un mismo grupo, algunos de ellos se desmarcaran e innovaran.
Siglo XXI: la publicidad —el soporte comunicativo más empleado— ha hecho que el arte pierda parte de  su espíritu innovador y se convierta en un bien de consumo masivo.
Sudecorativo propuesta es volver a mirar más el discurso connotativo de un objeto y un obra de arte frente al discurso decorativo; esto es, que pongamos el arte al servicio del espíritu y los sentimientos, ya que, como nos enseñó Duchamp, cualquier objeto puede llegar a ser una obra de arte después de pasar por las manos del artista.
Durante el acto de creación, el artista, a través de una serie de reacciones, todas ellas subjetivas, pasa de la intención a la realización. La lucha, el esfuerzo, la satisfacción o el sufrimiento son una sucesión de sentimientos que le llevan a tomar una serie de decisiones que, en muchas ocasiones, no están en consonancia con la estética. Que el artista exprese ira o rebelión, o que sea un gesto estudiado o espontáneo, es en sí mismo una obra de arte o de vandalismo.
Que el actor (el artista) y el público (el observador) se encuentren en el mismo espacio —la calle— disminuye la distancia entre ambos y obliga al espectador a descifrar un símbolo, en algunos casos, demasiado complejo, ya que, en última instancia, el deseo del arte de guerrillas es no ser comprendido.
 
Onofre Bachiller - Lugares donde fui amado


Lipovetsky analiza la  sociedad “ posmoderna” marcada, según él, por una separación de la esfera pública, y a la vez una pérdida del sentido de las grandes instituciones colectivas (sociales y políticas). Esta visión de la sociedad plantea un neoindividualismo de tipo narcisista y, más aún, aquello que Lipovetsky llama “ la segunda revolución individualista “.
“Lugares donde fui amado” es una denuncia a la situación de emergencia marcada por graves problemas estrechamente relacionados: especulación, consumo desaforado, contaminación, degradación de los ecosistemas, agotamiento de los recursos, conflictos entre distintas sociedades   excesivamente autoprotegidas, corporaciones que imponen sus propias leyes.
Las instituciones colectivas deben intervenir en la educación de personas con valores universales, para que trabajen en derribar los muros de sociedades sobre protegidas.
Es necesario sociedades osmóticas, personas que fomenten los flujos, valores sociales, arte, progreso, culturas, tecnología. Que se fundan, se enriquezcan unas de otras y generen biodiversidad; donde los problemas se entiendan como problemas globales, y no una sociedad profiláctica, como la que hemos vivido hasta el siglo XX, que acobarda, aísla al individuo y genera en él una visión parcial y hedonista.
 
Ricardo Ramos & Patrick Jöst - Sobre el eterno femenino, la belleza perversa y los cuentos del mundo

La “Femme Fatale” ha sido a través de la historia una figura ampliamente representada en el arte y la literatura; Estas féminas de legendaria belleza, en algunos casos personajes históricos y en otros personajes míticos, encarnan la astucia y la provocación al servicio de sus instintos, en muchas ocasiones llevando lo personal al conflicto político o intelectual.
Veneradas, admiradas o enaltecidas por hacer uso de sus armas de seducción al servicio de su fe, estas bellezas astutas manipulan a los hijos del poder patriarcal en su beneficio con éxito, son mujeres con nombres propios que reviven muchos de los miedos masculinos en diversas culturas, y estarán siempre presentes en el imaginario colectivo y en los corazones de los hombres que se amedrentan ante el riesgo del amor de una mujer fuerte, algunas de estas mujeres han sido emuladas bajo la atenta mirada del diseñador Ricardo Ramos y capturadas con la lente del fotógrafo Patrick Jöst, acercándonos a este espíritu de feminidad transgresora de una manera actual haciendo uso de la moda como recurso de estilo y de la fotografía como formato artístico.
Salomé la Princesa Idumea, Ishtar, Elizabeth Barthory Condesa de Ecsed “La Condesa Sangrienta”, Sherezada, Aisha bint Abi Bakr, Shakina bint al-Hussein y Lou Andreas-Salome sno los nombres de estas controvertidas bellezas representadas en este proyecto.

<< Volver atrás

galeriahartmann.com © 2018 · Sta. Teresa 8 Bjs. 08012 Barcelona · T. +34 93 415 95 56 F. +34 93 415 73 21 · email: info@galeriahartmann.com


ocultar banners